top of page
  • Rubén Campanero

KUN-YU

Hay un término japonés que me gusta mucho tener presente y que aprendí en mis años de práctica del karate que se llama KUN-YU, y viene a significar algo así como “aprender absorbiendo el aroma”. En este post no quería hablar tanto de la parte científica, eso ya lo conté en la anterior campaña y no quería repetirme. Brevemente, nuestra especialidad son los isótopos estables. Medimos gases disueltos del continuo y tomamos muestras de la roseta CTD para distintos tipos de análisis (gases disueltos, DIC, DOC, nitratos, etc.) para estudiar los flujos biogeoquímicos. Cuando salimos del barco nuestro trabajo no hace más que comenzar, pues los análisis los realizamos mediante espectrometría de masas en el laboratorio de biogeoquímica de isótopos estables de Granada (IACT).


En esta segunda campaña del proyecto e-IMPACT he podido estar menos enfrascado en mi trabajo y observar más a mi alrededor, fijarme más en los demás, no solo en su trabajo sino en las personas mismas. Es increíble la de cosas que se aprende tan solo con escuchar aquí y allá, con hablar con unos y con otros, y cómo yo, que soy geólogo, me voy empapando poco a poco y absorbiendo el conocimiento (el aroma) del mundo oceanográfico. Aquí estamos estudiando un remolino anticiclónico, caracterizado por producir el hundimiento de las aguas y por tanto de los ansiados nutrientes que necesita la vida para florecer, y es, por tanto, una zona con menos desarrollo biológico.


En cambio, a bordo del Sarmiento hay muchísima vida, el día a día de todos nosotros, nuestra actividad diaria es tan intensa como si fuéramos un gran remolino ciclónico. La otra noche me costó dormir, pensaba en remolinos, pero no en los oceánicos sino en otros que rondan por mi cabeza. En uno de estos remolinos mentales se me ocurrió hacer una breve reseña de todos los que estamos a bordo, lo que me habéis transmitido o lo que he absorbido de vosotros y me quedará dentro para el recuerdo. Es algo que me da bastante vergüenza debido a mi carácter introvertido, pero dado que en un barco todo se hace más intenso, aprovecharé esta ráfaga de emociones que me afloran a la superficie cual remolino ciclónico. La idea se la coja prestada a Ianna, con su permiso, que nos regaló algo parecido en la anterior campaña. Hay alguna bromilla, que nadie se me ofenda. Va por orden alfabético:


Abi: especialista en hacer sentir bien y hacer reír a todos a los que tiene a su alrededor. Imprescindible. Auténtico. Me encantan sus bromas. Maestro del reggaeton.

Aja: creo que vive en un estado de consciencia superior al del resto de mortales. Me transmite paz. Profe de yoga ejemplar. Su risa es genial.

Álvaro: las risas están aseguradas, super divertido. Íntegro. De conversaciones profundas. Acentillo madrileño.

Antonio: nuestro físico de cabecera. Nos va marcando el camino a seguir en la inmensidad del océano, que no es moco de pavo. Cazador de remolinos.

Arsenio: no se pierde una puesta de sol, ni una sesión de running en el gimnasio. A veces se le ve bebiendo de una misteriosa taza. Creo que un día montará su propio bar.

Cora: la persona más dulce del barco. Siempre amable. Su risa es una pasada, es terapéutica. No sé si al final la hemos enganchado a Paquita Salas.

Cory: siempre con una sonrisa, siempre ahí para lo que haga falta. Da gusto estar a su lado.

David: detrás de esas barbas y melenas hay una muy buena persona. Ahora ya sé lo que es una zanfoña. Habla bajito.

Elena: qué decir de Elena. Todos los adjetivos que pienso se me quedan cortos. Creo que es super inteligente. Persona que sorprende cada día. Se hace querer desde el minuto 1.

Enedina: ser de luz. Calmada. Zen. Con muchos proyectos en la cabeza. ¡A por ellos!

Gustavo: no sé si es más el genio de la lámpara o McGuiver. Siempre dispuesto, siempre amable, resolutivo. Y generoso y detallista, vaya amigo invisible que me ha hecho el tío.

Javier: NLS, o Nuestro Líder Supremo. Enamorado empedernido del océano y sus misterios. Desde la escala más grande a la más pequeña.

Jose: gran descubrimiento, un fenómeno lo mires por donde lo mires. Me fascina su voz tranquila y su infinita paciencia. Su portátil echa humo. Nos provee de series usando sus privilegios de informático.

Laura: siempre de un lado para otro, escaleras arriba y escaleras abajo, parece que está en todas partes a la vez. A veces parece que te odia con la mirada, pero no, es una persona muy linda.

Lucía: natural, espontánea, divertida. Fluye como el agua. Me recuerda a la famosa frase de Bruce Lee “Be water, my friend”. Ella lo es 100%.

Mar: super organizada, planificadora. Si todo funciona es en gran parte gracias a ella. Proveedora de etiquetas y estadillos, horarios y calendarios.

Nadia: buen torrente de voz. Debajo de su coraza vasca hay una gran personita. Se ve enseguida cuando se ríe.

Pepe: mentor de mentores. Jedi máster. Enciclopedia andante. Siempre de buen humor, siempre amable, siempre con tiempo para una broma. ¿Cómo era eso de que a un jefe se le obedece y a un líder se le sigue? Pepe es lo segundo.

Pepelu: apasionado de los remolinos y las vísceras. Influencer del barco. Nos pone música, nos da chuches, nos pone series, nos mantiene al día de los próximos lanzamientos cinematográficos. Todo lo que tiene de alto lo tiene también de buena gente.

Ronmel: hombre tranquilo, puede que más que yo. Recolector de vitaminas. En español te entiendo hijo mío, en inglés me es imposible con ese acento de LA. Al escucharle me recuerda que no sé inglés. Gran persona.

UTM Alberto, Raúl y Marcos: he tenido menos ocasión de hablar con ellos, pero vaya equipazo UTM que tenemos, grandes personas.

Tripulación: La tripulación son todos increíbles, siempre dispuestos, trabajadores, comprometidos. Una calidad humana insuperable.

Mención especial para Juan y Krasi: los más importantes del barco. Nos aportan nutrientes cada día como una corriente de agua profunda para que toda la maquinaria humana funcione. Lo dan todo cada día de principio a fin, siempre de buen humor. Admirables.

Y esto era todo, lo más valioso que me llevo de esta campaña son las vivencias, la gente, el aprendizaje, y luego ya unos cuantos miles de viales. Sigamos surcando los mares.


111 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page