top of page
  • Writer's pictureIanna Luna

En sus marcas, listos... ¡a muestrear!

Cuando los técnicos de la Unidad Tecnológica Marina (UTM) quitan la cadena que separa a los científicos de la roseta, estos se lanzan a sus respectivas botellas Niskin sedientos de muestras.


La UTM recuperando la roseta de su viaje a lo profundo.


No sé qué me preocupaba tanto. ¡He ordeñado la roseta y todo salió bien!


La chica más feliz del planeta tierra.


Bueno... casi todo. Reinaba el caos, y cuando a mi alrededor todos corren de aquí para allá entro en una clase de trance productivo, y de ser interrumpida, soy capaz hasta de morder.



Me gusta que todo se haga correctamente y me esmero por hacer las cosas bien... puede que incluso demasiado, por lo que es fácil que me estrese más de la cuenta. Independientemente de eso, todos se han esforzado y las cosas han salido geniales. El trabajo en equipo es enormemente satisfactorio. Casi tanto como echarle un vistazo a las botas de Pepe.


Las botas de Pepe.


Ahora procedemos a la siguiente estación más confiados, más tranquilos e igual de ilusionados. Ver la roseta bajar y subir tiene que ser uno de los placeres de la vida... La región al sur de las islas es uno de los mejores lugares en todo el mundo para estudiar a los remolinos y sus historias biogeoquímicas. Cada vez que la roseta desciende hasta la oscuridad y el silencio, algo me hace cosquillas en el corazón.


¡Ahí va!


¡Estamos en plena búsqueda de la verdad! ¿Cómo no vamos a estar emocionados?


El equipo con la roseta.

86 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page