top of page
  • Writer's pictureIanna Luna

Biodramina para desayunar y manzanas para sobrevivir

Los últimos días nos han hecho horriblemente conscientes de nuestro contenido estomacal. Perseguir eddies es un duro trabajo. Irónicamente… parece que solo cruzamos las partes más turbulentas de los remolinos cuando es hora de almorzar, cenar o dormir, pero bueno, el océano no tiene un buzón de quejas y sugerencias. Es lo que es. Los marineros más experimentados nos dicen que acabaremos acostumbrándonos, pero al sentir nuestros órganos subir y bajar, es difícil de creer. Si no fuera por la biodramina y las manzanas, no sé qué sería de mí.


Por suerte para nosotros, la mañana venía acompañada de un mar benevolente. Otro día comienza, y ahora que hemos encontrado los remolinos, podemos diseñar nuestros transectos de muestreo y organizar nuestro trabajo para cuando llegue la hora de utilizar nuestros juguetes científicos.


Aja, Álvaro, Pepe, Nandy y yo, preparando parte de la logística de muestreo.


Por otra parte, los domingos son especiales en el Sarmiento de Gamboa, hay churros para desayunar y a las 13h un voz alegre anuncia que hay algo especial para todos aquellos abordo: ¡tapas!


¡Delicioso!


A medida que pasan los días, no solo deseamos aprender de los eddies, sino también, pasar más tiempo los unos con los otros.


De izquierda a derecha, yo, Aja, Laura, Pepe, Subha, Javier y nuestro querido Snowcatcher.


Al terminar el día, nos congregamos en la cubierta, codos apoyados sobre las barandillas, mirando el horizonte ilusionados mientras el sol se pone tras la calima que corona a Tenerife.


El sol se pone luego de un largo día de trabajo.



39 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page