top of page
  • María Dolores "Dolly" Gelado

Cuaderno de Bitácora del 8 de agosto de 2022

Devota de la ciencia ficción, afloran esos paralelismos traídos de los relatos estelares, de los universos con humanos y vulcanos. Bajo la luna llena, los cromóforos brillan como la Vía Láctea y la inmensidad del océano profundo no deja indiferente. La última frontera está bajo nuestros pies, a unos miles de metros de la cubierta que palpita. Y se adivinan las explosiones de las supernovas en las formas sinuosas e inesperadas de seres del océano profundo que con asombro observamos, con ojos ingenuos y entusiastas, como niños. Y se da esa paradoja de la velocidad de curvatura, y en milisegundos alunizo en el mismo instante que me enamore del océano, y que me arrastro implacable al bello ensayo de la ciencia. Bajo la cubierta del hangar, rompe el silencio de la madrugada una nueva generación que transita con energía en la nave, otra saga. Amanece y ya se levanta nuestro particular teletransportador oscilante en el aire, embajador a veces solemne, a veces bélico, otra línea del tiempo que hará posible entender el asombroso devenir de los remolinos. Y esa historia será contada por los exploradores de esta nave, a pesar de la ira de Khan y de la némesis de los dioses.


La exploración y sus productos.

Imágenes: Javier Arístegui

61 views0 comments

Recent Posts

See All

Commentaires


bottom of page