top of page
  • Elena Cerdán

Charlas en el comedor mientras navegamos: Los doctores y la transición a la carrera científica

Las burbujas sociales de los barcos permiten la convivencia entre individuos de todo tipo. Este entorno tan dinámico a bordo es también una buena oportunidad para poner en común pensamientos e ideas. Ayer por la noche, después de la cena, todos los científicos dispersamos las sillas por el comedor para sentarnos a debatir sobre los doctorados y la transición hacia la carrera científica. A pesar de estar en un barco de investigación español, lleno en su mayoría de españoles, aprovechamos las numerosas experiencias internacionales en materia de educación e instituciones científicas en las que muchos de nosotros hemos participado (Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Italia y Bélgica).


El doctorado: El sistema español frente al internacional


Para poner esto en una perspectiva más amplia, podemos poner primero algunos datos sobre la mesa. Por ejemplo, sólo el 0,7% de la población adulta en España tiene un doctorado, ligeramente inferior a la media del 1,1% de la Unión Europea, liderada por países como Eslovenia (5%), Suiza (3%), Luxemburgo, Suecia, Reino Unido o Alemania (2%) (OECD Education at a Glance 2021). Además, a pesar de que alrededor del 70% de los graduados de doctorado querrían continuar en el mundo académico, sólo entre el 10 y el 30% de ellos acaban quedándose. ¿Por qué esas cifras y por qué esas diferencias entre países? Los recursos, la cultura y los sistemas educativos nacionales ya establecidos desde los niveles inferiores son probablemente algunos de los principales factores que impulsan estas diferencias.


Charlando entre nosotros, mencionamos tres factores principales comunes (todos relacionados entre sí) que se dan en algunas universidades españolas, y que pueden explicar por qué estamos de alguna manera atrasados en esta transición entre la formación universitaria y los puestos de investigación. En primer lugar, es la (1) metodología de aprendizaje. En términos generales, actualmente se da mucha importancia a los exámenes escritos, a los libros de texto y a la impartición de un programa específico de asignaturas cerradas para evaluar el proceso de aprendizaje del alumno. El resultado es que se producen masas de estudiantes que repiten los mismos conceptos, curso tras curso, sin innovar ni crear, ni desarrollar ningún pensamiento crítico. La mayoría de los estudiantes no saben lo que están haciendo, sólo saben que tendrán un título después de 4-5 años, sólo porque la sociedad les dijo que lo hicieran. Se deja en manos de los alumnos más inteligentes e ingeniosos el buscar más allá de la metodología y por ejemplo involucrarse en proyectos de investigación con algunos profesores. Esta metodología empieza a ser un poco arcaica y hay que replanteársela. En cambio, otros sistemas educativos de otros países optan por dar más independencia a los alumnos. Las investigadoras que estudiaron en el extranjero compartieron ejemplos de sus experiencias donde las universidades ofrecen cursos más prácticos (trabajo de campo, desarrollo de proyectos de investigación), organizan presentaciones orales/exámenes, o promueven el aprendizaje a través de la revisión de la literatura científica. Estas metodologías obligan a los estudiantes a salir de su zona de confort y a encontrar sus propias herramientas para ser independientes y desarrollar un conjunto de habilidades que podrían aplicar más adelante en su carrera profesional.


Pero, ¿son los estudiantes realmente conscientes de lo que viene después? ¿Hay suficiente (2) visibilidad del campo de la investigación mientras se está en la universidad? Los investigadores que estudiaron en España plantearon que durante sus estudios de grado les habría ayudado saber qué es un doctorado, que realmente hay un camino a seguir para convertirse en investigador, o que las notas de los exámenes universitarios son importantes para después solicitar becas de doctorado. Además, uno de los profesores añadió que aproximadamente el 70% de sus alumnos no saben qué es el CSIC (principal institución científica pública de España). El porqué y los responsables de esto pueden quedar a debatir para otro día, pero lo importante es que no hay suficiente visibilidad, o que se está enfocando malamente. La solución es dar a conocer la existencia de instituciones de investigación, y en nuestro propio beneficio, especialmente desde el campo de la oceanografía. Quiero decir, qué otro campo lo tendría más fácil que nosotros, cuando se puede entrar en un aula con unas diapositivas de presentación llenas de imágenes de pingüinos, barcos, robots marinos, volcanes submarinos... y todas las otras muchas cosas asombrosas que presenciamos a lo largo del camino... ¿No entusiasmaría eso y motivaría a los jóvenes a unirse a nosotros?


Esto nos lleva a la última cuestión: (3) la motivación. ¿De quién es la culpa de que los alumnos acudan a clase para "aprobar" el examen y no para aprender? Mentiríamos si dijéramos que nos encantaron todas las asignaturas de nuestra carrera universitaria, ya que siempre tenemos más afinidad por un tipo de materias que por otras. Pero lo que no se puede discutir es que, si un profesor llega a clase motivado con material motivador, podrás aprender más o menos, pero esa clase siempre será más amena, y será más probable que acabes encontrándola interesante. Parte del problema es también consecuencia de que los investigadores universitarios son "castigados" por no ser productivos en ciencia, teniendo que dar más horas de clase al año siguiente, una carga sobre sus hombros. Esto podría cambiar si volvemos al principio de este post, y hablamos de una potencial flexibilidad en las metodologías de enseñanza. Esto podría ser liderado por los propios profesores universitarios que podrían empezar a innovar nuevas técnicas de enseñanza, en lugar de seguir un plan de estudios predeterminado.


Con estos tres aspectos unidos, un cambio de metodología, una mayor visibilidad de la ciencia y el fomento de la motivación, quizás entonces muchos más estudiantes se conciencien de lo que significa ser científico, involucrarse en proyectos y comenzar su carrera con un doctorado.


Supervisores: clave para guiar a los futuros científicos


Para terminar, Javier sacó a un libro titulado "How to get a PhD" (Cómo sacarse un doctorado) de Estelle M. Phillips y Derek S. Pugh, un manual útil en el que se exponen las funciones y responsabilidades generales tanto del estudiante de doctorado como del supervisor. Apoyo práctico, comunicación frecuente, compromiso con el trabajo... todo esto es conocido, pero la parte más complicada viene cuando se consigue hacer ciencia mientras uno se divierte, encontrando el equilibrio adecuado para trabajar duro y disfrutar de lo que se hace. Entender que no a todos los estudiantes ni a los supervisores les gusta trabajar de la misma manera... supervisores: ¡lo tenéis difícil ahí! Supongo que el más exitoso será el que mejor se adapte a lo que tiene. ¡Así que paciencia y buena suerte!


Y después de todo, ¿merece la pena el ser "Dr."?


Bueno, en general, un doctorado completado seguramente va a sumar a tu carrera profesional sin importar si te quedas en la ciencia o no. Si bien es cierto que dependiendo del año en el que preguntes a un candidato la respuesta varía, también es cierto que es habitual escuchar a los recién graduados decir que, aunque les costó lágrimas y esfuerzo, mereció mucho la pena (aunque no volverían a empezar otro). Y esto es interesante, porque el doctorado debe tomarse como una especie de proceso de aprendizaje, en el que se evoluciona para pasar al siguiente paso -cualquiera que sea- y no el objetivo final, como decía uno de los profesores. Dicho de otro modo, lo ideal sería que supieras por qué estás haciendo el doctorado, y que no lo haces "sólo porque fue lo que siguió a tus estudios de máster". Aparte de la cualificación en tu currículum, hay múltiples habilidades transferibles aprendidas a lo largo del camino en el que empiezas a convertirte en un investigador independiente, pero también en una persona con capacidad de pensamiento crítico que puede ayudar a que las economías sean más innovadoras.


Últimas reflexiones


Aunque es un reto encontrar soluciones para encontrar el sistema educativo óptimo que se adapte a todo tipo de estudiantes y profesores, y que beneficie el camino para convertirse en científico, definitivamente hay pequeños pasos que podemos dar hacia adelante mirando a nuestro alrededor. Los distintos países nunca tendrán exactamente los mismos sistemas educativos. Sin embargo, algo que mencionó una postdoctoranda, y con lo que todos estuvimos definitivamente de acuerdo, fue que la "internacionalización" es clave para crecer como científico individual, como grupo de investigación y como campo en general. Realizar estudios en el extranjero, traer estudiantes extranjeros y recibir parte de la educación en inglés son algunos de los requisitos necesarios para lograr este entorno enriquecedor.


A quién culpar de la situación actual es un tema para otro post... Pero no tiene sentido pensar que toda la responsabilidad recae en otros "por encima" de nosotros. Independientemente de si eres estudiante, científico, supervisor o profesor, todos somos en cierta medida responsables de que se produzcan cambios. Puedes empezar por educar, concienciar o utilizar tu posición de gestor para encontrar fallos, y sugerir y empezar a proponer cambios. La pelota está en tu tejado.




75 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page